72108_10152280360090608_2051844911_n-22485

Viajar a un destino a vivir experiencias nuevas es algo que se ha puesto de moda. Tenemos una insaciable necesidad de aprender y probar cosas nuevas. A continuación reproducimos un escrito que nos ha hecho llegar una persona que ha visitado Sanxenxo en Galicia y ha querido compartir con nosotros su experiencia.

Viajar a un destino a vivir experiencias nuevas es algo que se ha puesto de moda. Tenemos una insaciable necesidad de aprender y probar cosas nuevas. Este fin de semana estuve navegando en las Rias Baixas. Aunque había viajado anteriormente por Galicia, la sorpresa me esperaba en Sanxenxo. Había quedado con unos amigos de Madrid con los que solemos quedar para pasarlo bien y sobretodo reírnos. Eso sí que te ayuda a desconectar.

El  programa prometía sobre el papel: navegar por la Reserva Natural de las Islas Atlánticas, visita a las bateas en O,Grove con degustación de mejillones, visita a las bodegas Eidos,  Campeonato de España de Traineras y  cena de gala en el ático del Hotel Rotilio…

Cuando una es profana en esto de la navegación y además toca dormir en el velero la solución para hacer la maleta es llevártelo todo, con los jocosos comentarios de mis amigos que pensaron al verme que me había escapado de casa.

La primera tarde tuvimos nuestro primer contacto con la ría, salimos de Sanxenxo para ir navegando.
Todos sabemos que Galicia es verde pero es desde el mar donde la naturaleza gana en majestuosidad, sobretodo cuando te zambulles en pleno mar para refrescarte. Playas de arena blanca rodeadas de bosque Atlántico y una paz que calma el alma.

Una curiosidad: en este mar flotas más que en otros. Nacho me comenta que es debido al nivel de salinidad, Víctor que por qué creo que es tan bueno aquí el marisco, Inés aprovecha para contarme anécdotas de cuando fué al Mar Rojo. Y la verdad es que me está entrando el hambre.
Del Restaurante La Taberna del puerto nos van a traer una caldereta de bogabante. Marisquito y pescado fresco! Galicia Calidade, recordáis el anuncio? Os lo confirmo, es verdad.

Está atardeciendo y la luz dorada broncea nuestros rostros. Nacho aprovecha para hacer fotos, la luz es preciosa!
El patrón del velero nos ha llevado hasta fondear ante una pequeña cala,empiezan a encenderse algunas luces en el pueblo. Cae la primera botella de albariño , y la segunda…qué bueno, que bien entra!

Es ya de noche y el pueblo está iluminado, como si fuera un árbol de Navidad. Nuestras risas se funden con el remor y el olor  del mar Atlántico. Algún barco más fondea cerca nuestro, otra fiesta, creo que es una despedida de soltera por el jolgorio y la música del coreano más famoso del mundo.
Decidimos volver a puerto. Cuando hemos ido al barco hemos visto un par de bares de copas que tenían buena pinta y parece que apetecen unos gin tónics antes de volver al barco a dormir.
Alucino con la sabiduría de mis amigos sobre el repertorio de ginebras y tónicas que hay en el mercado.

Hoy duermo por primera vez en un barco. El mecer del mar hace que caiga en un sueño profundo hasta el día siguiente en el que las risas me despiertan. Dicen que en mi habitación duerme un oso…si yo no ronco!
Hoy es el día grande, Campeonato de España de Traineras. Es impresionante la velocidad que los chicos imprimen con los remos, la coordinación, la resistencia, el trabajo en equipo.
Hoy después de comer en el barco, bajo una vela, me he quedado dormida. La serenidad del mar, la mirada perdida en el horizonte ha iniciado una nueva relación con la naturaleza. Todo es más claro, más evidente. Reposo.

El último día vamos a navegar a la Isla de Ons. Muy cerca, una hora aproximadamente despues ya estamos fondeando ante un auténtico vergel. Nos bañamos y descendemos a conocer la isla: pertenece a la  reserva natural de las Islas Atlánticas. Son cuatro archipiélagos vinculados a las Rias Baixas, frente a las costas de Pontevedra y A Coruña.
El parque Nacional está compuesto por los Archipiélagos de Cíes, Ons, Sálvora y Cortegada. Los fondos marinos esconden los tesoros de las islas.

Enfrente del muelle al bajar en Ons, el restaurante Xenxo. Las poblaciones cercanas a las islas llevan siglos pescando de forma artesanal en sus aguas especies como las nécoras, la navaja, la lubina o el pulpo. Y cual es mi sorpresa que lo que más me gustó fué la empanada de berberechos y maíz!
Al acabar de comer paseamos por la isla, verde, muy verde, vemos hórreos y casas de piedra. Siempre me ha parecido sorprendente que vayas a donde vayas, por recóndito que sea el lugar, siempre encuentras restos de vida humana.

De vuelta a Sanxenxo el patrón nos comenta que tendremos que volver porque no hemos visto la playa de Rodas en Cíes, considerada de las mejores del mundo.
Ya sabía yo que esto no acababa así….

Comments are closed.

 por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (MYTIC) y cofinanciado por FEDER (UE), dentro del
            programa de apoyo a las AEI, para contribuir a la mejora de la competitividad de la industria española.
Apoyado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo (MINETUR) y cofinanciado por FEDER (UE), dentro del programa de apoyo a las AEI, para contribuir a la mejora de la competitividad de la industria española.

Versión del Sitio Web: Beta

X Cerrar

El equipo de Desarrollo Web de la Asociación española de Estaciones Náuticas quiere seguir mejorando, si encuentras un problema en nuestro sitio de:

Puedes enviarnos un e-mail a optiturclient@optitur.com